07 mayo, 2012

Sir Paul o el inolvidable McCartney

  • En 1970, cuando se desintegró oficialmente The Beatles, ¿habría temido Paul McCartney por su continuidad en la cima? ¿Habría pensado que no volvería a llenar estadios, provocar lágrimas o inspirar gritos emocionados de millones de seguidores? ¿O se habría imaginado logrando todo lo anterior?

    • Ovacionado. El legendario cantante británico, brindó una noche llena de recuerdos y buena música a los más de 40 mil fans que asistieron a su primer concierto en Guadalajara.
    ZAPOPAN, JALISCO.-
  • Pasan algunos minutos de las nueve cuando el escenario se ilumina de azul. Horas antes, miles de mexicanos —que ya gritan el nombre del ex Beatle— llegaban al estadio Omnilife de Zapopan con la emoción a flor de piel, sin poder disimular que su ídolo los reunió… o sus ídolos, pues la mayoría presume una playera de The Beatles. Todas las imágenes conocidas estampadas en el pecho de cualquier generación: hay niños con sus papás, adolescentes en familia, jóvenes con los amigos y adultos de la camada de McCartney (ya ronda los 70), aquellos que vivieron sus inicios en Liverpool.

    McCartney nos hace esperar. No importa, los mexicanos sabemos pasar el tiempo, así que gran parte del estadio —que aun no luce a su máxima capacidad, pero que pronto será ocupado por más de 40 mil personas— ensaya una ola para recibir al ex Beatle.

    El comienzo del éxtasis

    McCartney llega y abre con todo. Con los primeros acordes de “Magical Mystery Tour” los miles que asisten al primer concierto de McCartney en México este año parecen volverse locos de la emoción. Más cuando al terminar el tema, Paul se dirige a su audiencia en español: “Hola, ¡qué tal Guadalajara! O ¡qué onda Guanatos! Esta noche voy a hablar un poquito en español, aunque sueno mejor en inglés”, saluda.

    El cantante británico está por ofrecer una gran noche a sus seguidores mexicanos, con una presentación que casi llega a las tres horas. Siguen temas como “All My Loving”, “Jet” y “Drive My Car”, y en cada dos o tres canciones, McCartney se toma el tiempo para platicar con su público, la mayoría lo dice en español.

    “Estamos muy contentos de estar aquí por primera vez. Hoy es 5 de mayo… voy a tomarme un momento para mí”, dice y mira fijamente a su público, que le responde con una gran ovación.

    Viste de negro, pero a los primeros temas se quita el saco y queda en camisa blanca, con tirantes. “Gracias por la grandiosa bienvenida”, añade.

    ¿Pensará todavía en John mientras canta, o en George Harrison? Ringo hace lo suyo pero… ¿pensaría McCartney que sería él quien mantendría viva, más viva que nunca, la melodía de the Beatles?

    Los fanáticos del cuarteto de Liverpool suelen escuchar su música, ver sus fotografías y videos y pensar que están vivos, juntos e igual de jóvenes. Pero Paul ha hecho su carrera, su propia música. Y su vitalidad no le envidia nada al adolescente de 16 años. Se mueve, salta y baila en el escenario a sus 69 años.

    Ofrece otros temas como “Peperback Writer” con la guitarra que, asegura, utilizó originalmente para grabar en los años 60. Luego se sienta al piano y canta una canción que escribió para “mi hermosa mujer Nancy”, de su nuevo disco, “My Valentine”. Aunque recibe aplausos, nada parecido que cuando recuerda a su ex esposa Linda.
    “Muchas gracias muchachos y muchachas, señoras y señores, niños y niñas”, dice en un extraño español. La gente le responde con un aplauso y por primera vez en México —anuncia— canta “Hope of Deliverance”.

    Aunque el tour “On the Run” es muy similar al pasado, el ex Beatle está lleno de sorpresas. La mayor llega con el tema “Obladi Oblada”, que canta acompañado del Mariachi Revolución, y que se lleva intensas ovaciones por parte de los jaliscienses.

    Otros temas vienen a coronar la perfecta noche, como “And I Love Her” y “Blackbird”. Después, un tema para su “hermano John”, “Here Today”, que escribió tiempo después del asesinato de John Lennon.

    También interpreta “Something” para recordar a su “gran amigo George”.

    El clímax del espectáculo llega con “Live and Let Die”, tema con el que explota literalmente las emociones. El cielo se ilumina con pirotecnia y el escenario con fuego, mientras que el público no para de gritar.
    Con “Hey Jude” inició la despedida. Como acostumbra, Paul pone a cantar a su público y se vuelve coqueto: “ahora las mamacitas”, piropea a las mexicanas también en español.

    Se va por unos minutos, pero lo que sorprende a todos es que regresa ondeando una bandera de México. Con un fuerte aplauso entona “Lady Madonna”, “Day Tripper” y “Get Back”…y vuelve a decir adiós.

    Su público sabe que el adiós es evidente pero, ¿se podría ir McCartney sin interpretar su gran éxito, el tema más versionado de la música? Imposible. Solo en el escenario, los acordes de su guitarra anuncian el gran final, “Yesterday”, que los mexicanos entonan conmovidos, algunos con lágrimas en los ojos.

    Sin embargo, la noche no puede terminar melancólica y con la frase: “ahora sí es momento de irnos”, McCartney se despide rockeando con “Golden Slumbers”, “Carry that Weight” y “The End”.

    ¿Habría pensado Paul, a los 28 años —cuando The Beatles terminaba— que décadas después el público mexicano se rendiría a sus pies en cada concierto? Porque en Guadalajara justo así fue.

    Un fabuloso concierto ofreció el ex Beatle en Guadalajara; cantó con mariachi y lanzó piropos a las asistentes diciéndoles ‘mamacitas’




DIRECCIÓN DE LA NOTICIA:
http://www.vanguardia.com.mx/sirpauloelinolvidablemccartney%C2%A0-1282218.html
  • Fuente: Laura Luz Morales / Enviada