25 agosto, 2010

The Beatles, 50 años de leyenda

ANIVERSARIO


Declararse fanático de los 'fab four' es confesar una pasión desenfrenada por Liverpool, la ciudad que los vio nacer. El ‘Mathew Street Festival’ se encarga de recordarlo en cada una de sus ediciones, pero la de 2010 es especial. Se cumple el aniversario de oro del cuarteto y sus vecinos lo van a celebrar con la inagotable música de la banda.



Corría el año 1960 cuando The Quarrymen, un modesto grupo musical creado por un tal John Lennon, pasaba a llamarse The Beatles. En aquella convulsa época, sólo una ciudad al norte de Inglaterra empezaba a vibrar al ritmo de lo que poco después se convertiría en un conjunto legendario. Hoy, el nombre se escucha constantemente por todo el Planeta.

Este año se cumplen cinco décadas de aquel bautismo y la mejor celebración es acudir al sitio donde todo empezó. «Liverpool es The Beatles y The Beatles son Liverpool». No hay rincón de esta población portuaria que escape a la iconografía o a los acordes de John, Paul, Ringo y George. El Mathew Street Festival es la máxima expresión de esa beatlemanía. Un espectáculo gratuito que tiene lugar el último fin de semana de agosto y que en la actual edición rendirá un tributo especial al cuarteto. Cita ineludible para fans, curiosos y amantes de la música, que según cálculos de la organización podrían llegar a 300.000.

Vestidos al excéntrico estilo de la portada de Sgt. Pepper's Lonely Hearts Club Band (1967) o caracterizados con el clásico traje negro, los conjuntos llegados de todo el mundo se amontonarán para homenajear a sus ídolos. Se interpretarán todas las canciones de sus 13 discos, desde su primer álbum Please, please, me (1963) hasta el broche de oro con Let it be (1970). Una década de éxitos condensada en dos escenarios que seguro trasladarán a muchos a su juventud; harán vibrar a las generaciones que no pudieron alcanzar los masivos conciertos del grupo; y ayudará a enganchar a aquellos que nacieron cuando The Beatles ya eran un mito.

Doscientas bandas de todo el mundo

Desde EEUU, Brasil, Argentina, Japón, Suiza... llegarán cantantes que versionarán todo lo que se les ponga por delante

En paralelo a este aniversario, el festival seguirá su curso. Más de 80 horas de conciertos, de todos los géneros imaginables, a lo largo de seis ubicaciones al aire libre y con 200 bandas que pondrán voz a éxitos inolvidables y actuales. Desde Estados Unidos, Brasil, Argentina, Japón, Suiza, Rusia, Suecia y Escocia llegarán cantantes que, muy bien caracterizados, versionarán todo lo que se les ponga por delante. Empezando por la siempre presente Queen, pasando por Elton John, The Rolling Stone o The Doors, y sin olvidar el panorama actual con Lady Gaga o Black Eyed Peas.

Una fórmula que el Mathew Street Festival lleva explotando con éxito durante 18 ediciones gracias a la gran calidad de las bandas asistentes. Basta acudir en una sola ocasión para darse cuenta de que no son simples imitadores.

Más allá del festival

Los días previos al Mathew Street se celebra la Internacional Beatles Week. Una especie de semana temática en la se concentran anualmente seguidores de los fab four de todo el mundo. El objetivo de estos visitantes es conocer la ciudad desde el prisma del histórico grupo, con exhibiciones especiales, tours, subastas... Unas actividades que suelen tener lugar en The Cavern, el famoso hotel Adelphi, el Philharmonic Hall y, por primera vez este año, en la catedral anglicana.

Las atracciones relacionadas con el cuarteto son infinitas en Liverpool. The Beatles Story (la entrada cuesta unos 15 euros), en pleno Albert Dock, es una suerte de museo que suele escapar a la mirada del turista. Merece la pena entrar y recorrer cada una de las estancias en las que se narra minuciosamente la historia de la banda. Más popular es el Magical Mystery Tour (18 euros), un recorrido de dos horas en autobús en el que se visitan los modestos barrios en los que se criaron John, Paul, Ringo y George. Sus casas, sus antiguos colegios, las calles en las que crecieron... Lugares comunes para sus habitantes y templos de culto para sus seguidores.

Liverpool, Ciudad de la Música

Esta humilde localidad inglesa debe su fama a los cuatro melenudos, pero con el tiempo se ha ido consolidando por sus atributos culturales y musicales. Se encuentra en el Libro Guinness de los Records por ser la capital del pop -es la ciudad del mundo que más números uno acumula-, en 2004 fue nombrada Patrimonio de la Humanidad y cuatro años después Capital de la Cultura Europea.

Un monumento denominado 'La pared de la fama' recuerda al visitante los exitosos grupos que se han curtido en sus calles

No sólo estos títulos atestiguan la calidad de su música, también lo hacen sus bandas actuales. Ladytron, The Coral (actuarán en noviembre en Madrid) y The Zutons triunfan más allá de Gran Bretaña. Por si no fuera suficiente, un monumento denominado La pared de la fama se encarga de recordar al visitante los exitosos grupos que se han curtido en sus calles. El germen de tanta agudeza musical se debe al gran apoyo que reciben los artistas principiantes. El propio Mathew Street Festival tiene una sección especial para los talentos emergentes, denominada MSMF Fringe.

Todo ello sin mencionar la cantidad de locales del city centre. El más famoso es la sala de conciertos The Cavern, en Mathew Street, donde las pintas de cerveza tienen un sabor especial. Por mucho que el actual bar sea una reconstrucción del original. En la misma calle se pueden encontrar pubs y clubes con la mejor música de los 60, 70 y 80. A Concert Square, plagada de bares de copas, acuden los más jóvenes para bailar con los ritmos del momento y los toques electrónicos los pone la discoteca Cream, situada en Albert Dock. No es difícil escuchar buena y variada música en esta ciudad o salir de fiesta cualquier día de la semana. Una excusa para descubrir Liverpool fuera del fenómeno beatle, pero con efectos secundarios... La cuna del pop genera adicción.