23 junio, 2012

Paul McCartney: Diez joyas para setenta velas

 
Aunque firmó la mayoría de sus composiciones más célebres junto a John Lennon, McCartney emprendió tras la separación de los Beatles una exitosa carrera en solitario que ha superado ya las cuatro décadas.
 
Estos son diez de los álbumes más destacados de ese período:
 
- "MCCARTNEY" (1970): La publicación del primer disco en solitario de Paul McCartney oficializó la separación de los Beatles. Minimalista e introspectivo, contiene "Maybe I'm Amazed", que ha sido considerada la mejor canción de Paul en solitario.
 
- "BAND ON THE RUN" (1973): Tras los comienzos irregulares de su carrera en solitario, McCartney volvió a alcanzar la gloria con "Band on the Run". Grabado durante unas tormentosas sesiones en Nigeria, cuenta con clásicos como "Jet", temazos como "Let Me Roll It" y suele ser citado como el mejor disco de Paul sin los Beatles.
 
- "WINGS GREATEST" (1978): Este recopilatorio reúne los éxitos de logrados por McCartney en los años setenta junto a su grupo, Wings. Muchos de ellos son singles que no aparecían en álbumes, como "Another Day", "Live and Let Die" -uno de los mejores temas que han sonado en las películas de James Bond- y "Mull of Kintyre", el primer sencillo en superar los dos millones de copias en el Reino Unido.
 
- "MCCARTNEY II" (1980): Tras enterrar a Wings, Paul se encerró en casa y se dedicó a experimentar con la música electrónica. El resultado fue uno de los discos más particulares de su larga carrera, que incluía -eso sí- un éxito como "Coming Up".
 
- "TUG OF WAR" (1982): Fue el primer trabajo de McCartney tras el asesinato de John Lennon, en diciembre de 1980. A su antiguo socio dedicó "Here Today", una de las canciones más sentidas de su repertorio. También fue el primer disco grabado con el productor de los Beatles, George Martin, desde la disolución de la banda. Incluía la colaboración de Stevie Wonder.
 
- "FLOWERS IN THE DIRT" (1989): Los ochenta fueron artísticamente embarazosos para muchas leyendas de los sesenta y McCartney no fue una excepción. Al final de la década, Paul se resarció con este disco, con el que volvió a la carretera, y que contaba con la refrescante participación de Elvis Costello.
 
- "FLAMING PIE" (1997): Después de trabajar con sus antiguos compañeros George Harrison y Ringo Starr en la "Antología" de los Beatles, McCartney salió revitalizado y firmó uno de sus álbumes más celebrados de toda su carrera.
 
- "DRIVING RAIN" (2001): La sombra de la muerte de Linda McCartney, ocurrida tres años antes, atraviesa uno de los discos más oscuros de Paul, que dedica también algunos temas a la que sería su segunda esposa, Heather Mills. El álbum acabó incluyendo además "Freedom", una canción inspirada en los atentados del 11-S.
 
- "CHAOS AND CREATION IN THE BLACKYARD" (2005): Llega un nuevo siglo y McCartney se pone en manos del productor de Radiohead, Nigel Godrich, para actualizar su sonido, en un disco en el que toca la mayoría de los instrumentos y en los que demuestra una espléndida madurez en temas como el del arranque del disco, "Fine Line".
 
- "GOOD EVENING NEW YORK CITY" (2009): El disco en directo definitivo de McCartney. Grabado durante la inauguración del nuevo estadio de los Mets, combina clásicos de los Beatles y éxitos en solitario junto a una de las mejores bandas con las que Paul ha actuado en su carrera. EFE

fuente:
http://www.diariovasco.com/agencias/20120616/mas-actualidad/cultura/paul-mccartney-diez-joyas-para_201206161103.html
Carlos Gosch.(EFE).-