01 julio, 2012

A 50 años del primer disco de The Beatles



El 5 de octubre de 1962 salió al mercado británico un disco que marcaría el inicio de una revolución en la historia de la música: el primer sencillo de The Beatles integrado por los temas Love me do y P.S. I love you.

  Por ello en la ciudad que los vio nacer, Liverpool, será festejado el acontecimiento hasta el mismo día de conmemorarse.

La primera grabación en serio de esos cuatro muchachos alocados de Liverpool fue realizada bajo la tutela del bien llamado por los expertos el quinto Beatle, George Martin, a la sazón productor de la firma Parlophone, subsidiaria de EMI Records.

Bastó que Martin escuchara una vez cintas grabadas rudimentariamente de actuaciones del grupo para saber que se trataba de algo con visos de trascendental.

John Lennon, Paul McCartney, George Harrison y Richard Starkey, o Ringo Starr (sustituto del original baterista Pete Best), fueron presentados al especialista por su manager, Brian Epstein, quien los descubrió en 1961, en un oscuro local llamado La Caverna.

Allí el cuarteto tocaba y cantaba sobre un estrecho escenario piezas en boga del repertorio internacional, dominado por el rock and roll llegado de Estados Unidos, y daba a conocer sus propias composiciones.

Pero algo diferenciaba a esos jóvenes de los grupos de entonces, pues en sus actuaciones abundaban los chistes, las imitaciones y, sobre todo, los gritos.

Cuatro años antes comenzó a germinar la simiente. En una fiesta parroquial el adolescente McCartney escuchaba la presentación de The Quarrymen, pero, principalmente, lo impresionaba la desbordante energía, rebeldía y sarcasmo del líder del grupo: John Lennon.

De ahí surgió uno de los más renombrados dúos de la composición musical. El sello Lennon-McCartney se convirtió después en sinónimo de éxito.

George Harrison se incorporó dos años después, mientras el colectivo cambiaba sucesivamente de nombre (The Moondogs, The Silver Beatles, hasta el definitivo), cultivando las tendencias más de moda del rock and roll (Little Richard, Chuck Berry) y dando a conocer los frutos iniciales del fecundo dueto.

A principios de los años 60 saltaron al continente. Hamburgo, Alemania, significó la fragua en que se forjaron, con presentaciones de ocho horas diarias en el ambiente más viciado de esa urbe.

De vuelta a Gran Bretaña, tuvieron la suerte de encontrarse con Brian Epstein en La Caverna.

Dueño de una tienda de discos, Epstein acudió al "night club" instado por el asedio de quienes pretendían comprar discos de aquellos que aún no los tenían, y allí su mentalidad empresarial se encandiló, pues no tuvo dudas de que The Beatles estaba hecho para llegar a la cima.

Cuando supo que las condiciones estaban creadas, el manager llevó a sus pupilos ante George Martin y así surgió la historia que llevó al estrellato a los después calificados de fab four (cuatro fabulosos).

El propio Martin contó que él sugirió incluir en aquel disco dos números conocidos y gustados, de las múltiples versiones que interpretaba el grupo.

Pero Lennon y McCartney contraatacaron con la idea de darse a conocer, para probar fuerzas, también como compositores.

Fue así que el primer single lo integraron las piezas Love me Do como líder (cara A) y P. S. I Love You.

El 5 de octubre salió al mercado la placa y de inmediato ganó las preferencias del público, aunque sin escalar aún al tope de las listas de éxitos musicales.

Pero fue un excelente comienzo y, sobre todo, el nombre The Beatles empezó a sonar nacionalmente y a ser seguido con entusiasmo.

De entonces al vértigo generalizado que los consagró, sólo hubo un paso.

fuente:
http://www.prensa-latina.cu/index.php?option=com_content&task=view&id=521007&Itemid=1

Corresponsal de Prensa Latina en Guatemala.