23 julio, 2012

EL TIEMPO DA Y QUITA RAZONES

Se reedita Ram, uno de los mejores discos en solitario de Paul McCartney, incomprendido en su momento.

Paul McCartney
Paul McCartney
Crédito: EMI

Paul & Linda McCartney
Ram
EMI

Sorprende leer sobre las críticas que recibió en su momento, 1971, Ram, el segundo álbum fuera de los Beatles de Paul McCartney. "Mediocre", "irrelevante" o "inconsecuente" fueron algunas de las lindezas que se le dedicaron. No ayudó que Paul insistiera en que el disco fuera firmado a medias con su mujer, Linda, que reconocía no saber nada de música. Aquello se vio -cosas del machismo rockero- como un capricho. Pericia musical aparte, McCartney dio una explicación que sonaba lógica y razonable: "Estaba acostumbrado a componer solo, pero a veces me quedaba atascado -como me pasaba antes con John [Lennon]- y Linda cambiaba algunas palabras, alteraba un trocito aquí o allí, escribía uno o dos versos, me daba ideas. Estábamos solos ella y yo en el estudio la mayor parte del tiempo, ahí juntos todo el día, así que hubiera sido mezquino no acreditarla".

Ram se grabó en Nueva York, pero su concepción fue mucho más rural, pues era la época que Linda y Paul pasaron en su granja escocesa. De ahí la portada, en la que McCartney sujeta a un carnero (ram) por los cuernos. No por eso suena campestre, ni folk, salvo las alabanzas a la vida en el campo de Heart of the Country. Es un disco de pop y rock, con algunos de los mejores temas de McCartney en solitario, algo hoy unánimamente reconocido (la declaración de más arriba está sacada de un libro publicado por la revista Mojo en 2000, titulado significativamente The Mojo Collection: Los mejores álbumes de todos los tiempos).

Pero en 1971 había mucho ruido alrededor de Paul: él había dado el paso definitivo, demanda incluida, para romper los Beatles, una tragedia casi planetaria, y resultó imposible que Ram fuera evaluado sólo por sus canciones, como debía de ser.

Primero, claro, se comparó inevitablemente con los discos de los Beatles. Injusto, claro: aunque fuera el beatle que había tomado el liderazgo del grupo en algunos trabajos, faltaba la participación de los otros tres, aunque algunas de las canciones de Ram (The Back Seat of My Car o Too Many People) tal vez pudieran haber estado en un álbum de los Fab Four.

Además, sabiendo del agrio final del grupo, especialmente con Lennon, se buscaron referencias a sus excompañeros. Y las hay, reconocidas por el propio McCartney. "Escribí 'too many people preaching practices' [algo así como 'demasiada gente predicando lo que hay que hacer', en Too Many People]. Ese era un pequeño puñal dirigido a John y Yoko. No había nada más en el disco sobre ellos", dijo en una entrevista con Playboy en 1984. Resentido, sólo le llevó unos meses a Lennon contraatacar con How Do You Sleep? (de Imagine).

Si se valora Ram por su música, nos muestra a un Paul McCartney en buena forma, divirtiéndose en temas guitarreros como Monkberry Moon Delight, en fantasías rocanroleras/surferas como Smile Away o en la agridulce The Back Seat of My Car, estupenda canción compuesta en la época de Get Back (1969), que cerraba el álbum.

La reedición que acaba de aparecer incluye un sinfín de extras, incluido Thrillington, una revisión instrumental publicada en 1977 bajo el seudónimo de Percy "Thrills" Thrillington. Más jugoso es el CD con ocho temas extra, entre los que se encuentran las dos caras del primer single que lanzó McCartney en solitario (Another Day y Oh Woman, Oh Why, en la que se desgañita en una aparente imitación de Robert Plant, de Led Zeppelin), y seis canciones grabadas en las sesiones de Ram, algunas de indiscutible valía, como Little Woman Love y su piano saltarín, la acústica instrumental-casi bossa- Sunshine Sometime o la larga Rode All Night, una especie de continuación de Get Back.     

Meses después de Ram, quién sabe si buscando refugio en otro grupo, el matrimonio McCartney formó Wings, de gran éxito comercial. Pero, al menos en la década de los 70, Paul no grabó otro disco que estuviera a la altura del carnero.


fuente:
Darío Manrique.


http://www.gladyspalmera.com/news/detail/4380/el-tiempo-da-y-quita-razones.html