17 octubre, 2012

Mi experiencia cuando conocí a Yoko Ono by James Stuart



 












 
Alguna vez lo he contado, pero esta vez he querido compartir con vosotr@s  el día que conocí en persona a Yoko Ono, mostrando las pocas fotos que le pude hacer.
 
Mucho se ha hablado de Yoko, la mayoría de las veces mal.
 
Yo no voy a debatir si es buena o mala, porque es un tema en el que nadie se pone de acuerdo, pero lo que si os voy a contar es la experiencia que me pasó con ella,
 ¡la mujer de Mi Querido John Lennon!
 
Era el verano de 1997 y de casualidad y casi con muy poquito tiempo de anticipación leo en una revista que Yoko visitaba España para presentar una exposición de arte, para colmo venía a escasos 100 kilómetros de donde yo vivo.
 
Imaginaos como me pude poner al enterarme que la mujer de John Lennon iba a estar tan cerquita de mi.
 
No me lo pensé dos veces, lo prepare todo para irme de cabeza en su busca.
 
Al  llegar al lugar indicado para su llegada, había una cantidad de gente impresionante y claro esta ninguno estábamos interesados en su obra, lo único que queríamos era ver a la mujer de John.
 
Os puedo asegurar que aquella mujer repartía alegría todo fueron buenas caras y gestos amables para todo el mundo.
 
Yo estaba en primera fila y paso a escasos metros de mi, de ahí que le pudiera hacer esa foto tan de cerca, ahí no hay trucos ni nada, ¡ la tuve frente a mi!.
 
Recuerdo que me lleve una foto de su luna de miel en Canadá y le pedí que me la firmara, la mujer me firmó un garabato y prosiguió con su cometido.
 
Todo el mundo iba detrás suya, entonces algo en mi se encendió y me atreví a abordarla, ahora después de tantísimos años pienso que me pude meter en un lío, pero en aquel momento no lo pensé.
 
Mi único pensamiento era tener un recuerdo más directo de su persona, algo más que un simple garabato.
 
Y lo que me atreví a hacer fue lo siguiente:
 
Yoko ya se marchaba, la policía ni por asomo nos dejaba ya acercarnos a ella, se dirigía hacía su coche y en un ataque de locura juvenil, me acerqué a ella y al policía que la protegía y en mi nulo inglés le dije:
 
 
" Yoko, please te hand"         
 
 " Yoko la mano por favor"
 
 
No acerté a decirle nada más, pero le puse mi mejor sonrisa, la mujer que ya estaba casi dentro del coche, se giró y me sonrió con sus inseparables gafas negras y me estrechó la mano con mucha naturalidad y amabilidad.
 
No tenía porque atender a mi insistencia, pero la mujer hizo realidad uno de mis sueños.
 
La verdad que Yoko ha hecho cosas que no están bien, pero también ha hecho casas muy bonitas y nunca le ha faltado el respeto a la memoria de John.
 
Además si John la escogió en su vida, yo la respetaré por siempre.
 
Estrecharle la mano a Yoko Ono, me hace pensar en que esa mujer le estrechó la mano a George , a John, tiene contacto con Paul y Ringo...
 
¡ Es lo más cerca físicamente que voy a estar de todos ellos !
 
Por eso para mi es todo un gran logro del que siempre le estaré agradecido.
 
-James Stuart-