29 diciembre, 2012

Figure Of Eight

¿Nunca os ha pasado estar completamente enamorado de una chica o al revés y si se ha metido con un Beatle os habeis enfurecido?

Pues eso me pasó a mi hace ya muchos años. 

Cada vez que escuchaba esta canción a mi me recordaba a ella y me ponía más tonto aún. Pero toda la dicha que sentía por ella, se acabó de un plumazo justo en el mismo momento que crítico a Paul.

Imaginaros, estar en una cita con la chica que te trae loquito de amor, acababa de ver a Paul en Madrid, año 2004, estabamos comentando el Concierto, cuando de repente me soltó que

" Paul McCartney era un aprobechado por seguir cantando temas Beatles y que su carrera ya estaba acabada y no tenía nuevos temas."

Bien hasta ese momento para mi era un ser divino y encantador, pero con aquellas palabras se volvió la bruja mala del cuento, la madrastra de la cenicienta, ¡ una cruela de vil!... ya no era la chica que me volvía loco.

Aquella chica que tenía frente a mi, ¡se había metido con MI PAUL!!!

Toda la tontería del deseo desapareció, hubiera preferido levantarme y marcharme sin más, pero en lugar de eso, quede como un perfecto caballero, en aquel caso fue ella quién me acompañó a mi casa y desde aquel momento os puedo decir que nunca más volví a querer saber nada más de ella.

Moraleja, el día que una chica se gane mi corazón, ¡tendrá que ser Beatelmana tanto o más que yo!

Porque el que se mete con mis Beatles, lo tiene todo perdido conmigo.



Paul McCartney - Figure Of Eight