04 febrero, 2013

Atentamente, John Lennon



  • Se publica la correspondencia del ex Beatle. Un libro, que se ha planteado como un recorrido biográfico y que recoge las ideas y obsesiones del músico

A partir de las misivas que se han incluido en este volumen se esclarecen las relaciones que mantuvo con sus otros compañeros de los Beatles
Junto a la música, la otra gran pasión de John Lennon era la escritura. Desde una perspectiva literaria, cuando formó parte de Beatles llegó a publicar un libro de versos que sigue siendo en la actualidad uno de los poemarios más vendidos de la lengua inglesa. Pero también escribió una importante cantidad de textos privados, una extensa correspondencia que ha sido ahora recopilada por Hunter Davies, autor de la biografía autorizada del mito de Liverpool. «Las cartas de John Lennon», editado por Libros Cúpula y que se pone a la venta en nuestro país, viene a llenar el vacío que ocuparía una autobiografía de aquel que pidió dar una oportunidad a la paz. El volumen reúne 285 cartas escritas desde su juventud hasta unas semanas antes de su asesinato. Davies ha podido bucear en varios archivos privados, entre ellos, los de los otros tres Beatles, así como los de familiares y numerosos coleccionistas privados. Hay un caso especial, el de Yoko Ono, que si bien ha autorizado la obra y la ha prologado, no permitió al editor poder reproducir las misivas que le mandó su célebre marido.

«Ambición: ser rico»

El recorrido se inicia con los epistolarios familiares, entre ellos a Cynthia, primero novia y luego primera esposa. Pero pronto aparece la música en su vida, primero con la formación The Quarrymen y después con Beatles. Con estos últimos viajó a Hamburgo cuando la banda estaba formada por Paul McCartney, George Harrison, Stuart Stucliffe y Pete Best. De esa etapa es un texto de Lennon dirigido a un periodista alemán en el que explica los orígenes de la banda: «El grupo empezó hace unos 4 años. (skiffle). Se unió Paul y luego George. Tuvimos uno o dos baterías. Pete se unió 2 días antes de nuestra primera visita a Hamburgo con medio equipo de batería. Sólo teníamos amplificadores pequeños pero compramos unos mejores en Hamburgo. Instrumentos que toco: la guitarra (¿piano?) y el bajo. Compuse un par de canciones con Paul. Ambición: ser rico».
El Lennon que aparece en estas páginas, pese a la fama de la Beatlemanía, es alguien que siempre encuentra un hueco para escribir o enviar un dibujo a todo tipo de receptores. Al convertirse en celebridad, incluso le reaparecen fantasmas del pasado, como su padre, a quien responde en una interesante carta. Igualmente resultan fascinantes las postales que envía a Ringo Starr durante su estancia en la India con el Maharashi Mahesh Yogi. John se sentía más cerca de Ringo que de cualquier otro miembro del grupo, tal vez porque no era un rival como Paul en la composición o George en la guitarra. El batería había vuelto a Inglaterra antes que sus compañeros, por lo que Lennon quiso enviarle «sólo un poco de vibración desde la India. Ya tenemos canciones para unos dos LP así que prepara tu batería».
La llegada de Yoko Ono a la vida del autor de «Imagine» lo cambia todo. Con ella pone en marcha campañas tan peculiares como por la paz desde su cama en un hotel de Ámsterdam durante su luna de miel. La pareja, pese a ser objeto de burlas y mofas de todo tipo, quiso protestar por la situación que se vivía en un mundo marcado por la guerra en Vietnam. Pronto también surge la ruptura con los Beatles. En el epistolario aparecen nuevos e interesantes documentos sobre aquel periodo, siendo muy esclarecedor una carta dirigida a Paul McCartney en la que no oculta sus diferencias con quien había sido su compañero. «Espero que te des cuenta de toda la mierda que tú y el resto de mis "amables y desinteresados" amigos habéis lanzado contra Yoko y contra mí desde que estamos juntos. Puede que a veces hayáis sido un poco más sutiles, o debería decir "más clase media", pero no muchas. Ambos "lo dejamos pasar" varias veces & os perdonamos, así que es lo menos que podéis hacer vosotros los nobles. Linda, si no te importa que yo diga ¡cállate!, deja que Paul escriba o lo que sea».

Pacifismo y LSD

Durante un tiempo, la relación entre los dos músicos fue tensa y McCartney visitaría a Lennon para intentar retomar una de las amistades más importantes de su vida. Eso es lo que se trasluce de otra extensa nota en la que John le recuerda, tras solicitarle que se una al «Frente de Liberación Rock, que no te guardo rencor. Sé que básicamente queremos lo mismo, y, como te dije por teléfono y en esta carta, cuando quieras que nos veamos, lo único que tienes que hacer es llamar. Todo lo que necesitas es amor. Poder para el pueblo. Libertad para los prisioneros, cárcel para los jueces. Paz y amor. ¡Hagámoslo y estafémoslos!».
El libro nos permite seguir al ya ex Beatle por Estados Unidos, donde sus problemas con el Gobierno por su activismo pacifista son evidentes. En el epistolario hay misivas dirigidas a activistas, como a un fundador de los Panteras Negras o a Sam Ervin, presidente del Comité del Senado que investigaba el escándalo Watergate y que invita a Lennon a presenciar en directo una de las sesiones. En ese tiempo también aparecieron las memorias de Cynthia, la primera esposa, con graves acusaciones al músico, quien se defendió a través de una extensa carta a la que había sido su compañera: «Como tú y yo sabemos muy bien, nuestro matrimonio había terminado mucho antes de que llegaran el LSD o Yoko Ono, ¡y ésa es la pura verdad! Te falla la memoria, por decirlo suavemente. (...) No te culpo por querer escapar de tu pasado con los Beatles, pero si de verdad lo quieres, no deberías hablar y posar para las revistas y los periódicos. Pasamos algunos años buenos, así que piensa en ellos para variar y, como dice Dylan, fue un "simple giro del destino"»

fuente:
http://www.larazon.es/detalle_lateral/noticias/947696/cultura/atentamente-john-lennon