03 febrero, 2013

LINDA UNA MUJER QUE HA DEJADO HUELLA EN TODOS NOSOTROS
















John Wayne, dandole el Grammy a Paul y a Linda por Let It Be en el año 1971, por favor este vídeo es único.

Que sencilla que fue Linda, perfecta, tal y como era ella y Paul muy acertado en recogerlo dar las gracias y volverse a su sitio... ¡todo un lord británico!




 


Paul McCartney realizó estas emotivas declaraciones el lunes 20, tres días después de la muerte de su esposa. 

"Mi familia y yo tenemos el corazón roto. Linda fue y sigue siendo el amor de mi vida, y los dos últimos años han sido una pesadilla. Ella nunca se quejó y siempre mantuvo la esperanza. Pero no pudo ser. Nuestros hijos, Heather, Mary, Stella y James, han sido un enorme apoyo y ella vive en todos ellos. 

La tenacidad que Linda demostró en pro de la comida vegetariana y el cuidado de los animales era increíble. La gente que no la conocía bien, porque era una persona muy celosa de su intimidad, sólo veía la punta del iceberg. Era la persona más buena que he conocido jamás, la más inocente. Todos los animales eran para ella como personajes de Disney, merecedores de amor y respeto. 

No le impresionaba el hecho de tener un título. Cuando le preguntaban si la gente se dirigía a ella como Lady McCartney, decía: "Alguna vez alguien me llamó así, creo". 

He sido un privilegiado por haber sido su amante 30 años, y en todo ese tiempo no pasamos ni una sola noche separados, excepto en una ocasión. Cuando nos preguntaban por qué siempre estábamos juntos, respondiamos: "¿Para que estar separados?" 

Como fotografa, había pocos que pudieran rivalizar con ella. Sus trabajos muestran una intensa honestidad, una intuición especial para la belleza. 

Como madre, era la mejor. Siempre dijimos que lo único que queríamos para nuestros hijos era que crecieran con un buen corazón; y lo tienen. Nuestra familia está tan unida que su muerte nos ha dejado un enorme vacio. Nunca lo superaremos, pero creo que llegaremos a aceptarlo. 

El tributo que más le habría gustado sería que la gente se volviera vegetariana. Se metió en el negocio alimenticio por una única razón: salvar a los animales del cruel trato que nuestra sociedad les tiene reservado. 

Ella era lo menos parecido a una empresaria que se pueda imaginar. Sin embargo, trabajaba incansablemente para defender los derechos de los animales y se convirtió en una magnate de la industría de la comida, pero no estaba en esto por dinero. 

Al final se marchó rápido, sin dolor y rodeada de los suyos. Los chicos y yo estábamos con ella cuando se fue. Todos ellos tuvieron la oportunidad de decirle lo mucho que la querían. 

Finalmente, le dije: "Estás sobre tu caballo Appaloosa, es un bonito día de primavera y cabalgamos por el bosque. 

Los jacintos han florecido y el cielo está azul". 

Apenás había llegado al final de la frase cuando cerró los ojos y suavemente se fue. 

Era única y el mundo es un lugar mejor por haberla conocido. Su mensaje de amor vivirá en nuestros corazones para siempre. 

Te quiero, Linda."