16 abril, 2013

Más grandes que Jesucristo



Un 4 de marzo pero de 1966 la periodista británica Maureen Cleave, que fue la primera en hablar con ellos a nivel nacional, publica una entrevista con John Lennon en la que asegura que los beatles son más famosos que Jesucristo.

La noticia se extendió rápidamente por todo el mundo y esto creó gran revuelo en Estados Unidos, un país en el que mucha gente es fanática religiosa. Rápidamente la gente salió a la calle con pancartas contra las palabras de John, pancartas que rezaban cosas como: Jesús murió por ti Lennon, y cosas por el estilo.

Las emisoras de radio convocaban quedadas para que la gente quemará sus discos, posters y demás objetos que tuvieran del grupo.

Todo esto se produjo por una mala interpretación de las palabras de John, quien en esos momentos estaba leyendo libros sobre la religión y lo único que quería decir era que en esos momentos ellos tenían más fama entre los jóvenes que la iglesia, y que esta debía cambiar varías cosas para atraer a la gente joven.

Brian Epstein consideró que John debía pedir disculpas públicamente por sus palabras, para relajar los ánimos en Estados Unidos, ya que pronto se acercaba la gira por allí. John no quería hacerlo, porque consideraba que no había dicho nada para que los estadounidenses se ofendieran tanto. Finalmente accedió por el bien del grupo

Cuando llegaron a Estados Unidos, se organizó una rueda de prensa en la que John pidió disculpas a la gente que se había sentido ofendida por sus palabras, pero desgraciadamente las disculpas llegaban demasiado tarde.

En esta gira que dieron por el país la seguridad se reforzó, ya que los habían amenazado de muerte y el Ku Kux Klan había dicho que harían cualquier cosa por evitar los conciertos.

La verdad es que el grupo estaba un poco asustado, cuenta Ringo que en los conciertos inclinó sus platillos hacia arriba para protegerse un poco por si algún pirado le disparaba.

El mayor susto se lo llevaron cuando durante un concierto alguien del publico tiró un petardo, que sonó como un disparo, hacia donde esta Ringo. Todos se giraron hacia él pensando que le habían disparado.

Luego en la Antología cuentan esto y dicen en broma que todas esas quemas de discos sirvieron para que todas las personas que quemaron los discos tuvieran que volver a comprarlos.

Finalmente 44 años después de este suceso, la iglesia perdonó a los beatles.


fuente: