11 mayo, 2012

Las mamás cambian celebración por concierto de Paul McCartney

    
Más de 90 mil personas esperan ansiosas la aparición de Paul McCartney en la Plaza de la Constitución. NTX
  • Se calcula que hay más de 90 mil personas a la espera del Ex Beatle
  • Las principales prohibiciones para poder ingresar al Zócalo era no llevar botellas con cualquier tipo de líquido
CIUDAD DE MÉXICO (10/MAY/2012).- Mamás de todas las edades cambiaron su tradicional festejo del 10 de mayo de un desayuno, comida o cena por el concierto del británico Paul McCartney, en el Zócalo capitalino.

De esta manera, madres adolescentes, adultas y de la tercera edad, así como embarazadas, decidieron asistir a la presentación del ex Beetle, a pesar de saber que habría tumultos, ya que se calcula hay más de 90 mil personas.

A lo largo de las avenidas Pino Suárez y 20 de Noviembre, así como por las calles de Francisco I. Madero, 5 de Mayo y Tacuba, las festejadas mamás pasaban los controles de seguridad sin problemas, excepto aquellas que llevaban niños en brazos o en carreolas, que tenían que abrir sus pañaleras.

Las principales prohibiciones para poder ingresar al Zócalo era no llevar botellas con cualquier tipo de líquido, mochilas, cinturones o cualquier objeto punzocortante.

Pocos fueron los que tuvieron las posibilidades de pagar un espacio en los restaurantes ubicados en las terrazas de los edificios que rodean la Plaza de la Constitución, ello por el gran costo que resultaba ocupar una mesa.

Tal es el caso de la señora Claudia Zepeda, quien a sus 35 años de edad y con tres hijos de 12, 8 y 2 años, solicitó a su esposo como regalo del 10 de mayo que la llevara al concierto de Paul McCartney: "Soy fiel seguidora de la música de Los Beatles y esta oportunidad de escuchar a uno de sus integrantes de manera gratuita, creo que no se volverá a repetir por mucho tiempo, por lo que no pedí otra cosa para el día de las madres que estar aquí con mis hijos y mi esposo".

Otro caso especial fue el de Ivonne García, de 22 años de edad y con un embarazo de seis meses, disfrutaba de la tarde y de los antojitos que a su paso encontraba, pero más de la emoción que sentía por presenciar el concierto de Paul McCartney.

También Doña Lola de la Torre, de 58 años, pidió a sus hijos la llevaran al Zócalo sin importar los tumultos y empujones a los que se enfrentaría.
 
fuente: