11 mayo, 2012

Furor por Sir Paul McCartney y el Día de las Madres

¡Hey! •


Desde temprano fueron bloqueadas varias cuadras alrededor del Centro de la Ciudad de México debido a la presentación –21:00 horas – del ex beatle. La gente sigue llegando, además de asistir a compras y restaurantes por el día de las madres.
Ciudad de México • La ciudad amaneció con el furor de ver a un sir y de celebrar un día, el de las Madres, en medio de un centro acorazado. Muchos jóvenes y adultos siguen arribando al zócalo, pero topan con retenes. Desde temprano. Los filtros policíacos aumentan en cada bocacalle. Cada vez más cercan la plancha donde casi todo está listo.

Son las 11:30 y, sin embargo, parece que está a punto de presentarse Sir Paul McCartney, el Beatle más famoso de los sobrevivientes del cuarteto inglés; todavía, sin embargo, faltan varias horas, lapso suficiente para que los madrugadores puedan apartar lugares y es por eso que se dejan venir de todas partes de la ciudad y municipios vecinos, como Neza, Tlane, e incluso de Toluca, la capital mexiquense.
Motolinía, la calle siempre copada por vendedores de lentes, que atajan sin recato a transeúntes y se dejan venir de frente, y se atropellan y aguijonean y molestan, sobre todo a las mujeres, insisten en ofrecer su mercancía, “algo de lentes”, dicen, como si se tratara de una recaudería ambulante, y blanden papelitos con direcciones de ópticas y anteojeras. Más allá hay otro tipo de efervescencia.

Y es en Palma una de las calles donde aguardan decenas de carros policíacos, como si el operativo formara parte de una celebración al estilo de cualquier 15 de septiembre, o algo parecido, pues calculan una asistencia de más de cien mil fanáticos, de los cuales, aseguran las autoridades, hasta ahora hay una avanzada que ya suma la cuarta parte de ese total. Y eso que es temprano.

Piquetes de policías ya empezaron a copar las calles que bordean al zócalo, pues prevén que la asistencia rebase los cálculos oficiales.

Y están aquí, trepados en sus camionetas y patrullas, en espera de que esto pueda desbordarse –por qué más – y entonces entrar en acción; pero todo está en calma y por el apacible centro avanzan familias y entran a restaurantes y salen de éstos, de donde partirán al corazón y escuchar, aunque sea de lejos, a Paul McCartney.

— ¿Por dónde entramos?
—Por allá.
— ¿Para ver a sir Paul?
— ¿A quién?
—A Paul McCartney.
—Sí, por aquí; no más espérese tantito.

Y en los ocho filtros de este fortificado zócalo permanecen, además de policías, cerca de 300 muchachos, todos de la “Brigada entusiasmo cívico”, quienes, a decir del director del Instituto de la Juventud, Javier Hidalgo, dan “la cara amable”.

Desde la “Base Morelos”, ubicada en el Salón Independencia del antiguo Palacio del Ayuntamiento, el gabinete de Seguridad y el jefe de Gobierno, Marcelo Ebrard, vigilan desde seis monitores todo lo que ocurre en el ombligo del país.

De algunos comercios sale la voz de Pedro Infante, que interpreta Las Mañanitas, mientras los organilleros dan vuelta y vuelta a la manivela de sus aparatos, de los que brotan melodías alusivas a las madres, en tanto que ellos, rostros de tristeza, abanican con sus cachuchas en busca de una moneda, la cual tardará demasiado tiempo en caer.





fuente:
Humberto Ríos Navarrete

http://www.milenio.com/cdb/doc/noticias2011/6206c695bc31a6043760f5a0080bf753