12 septiembre, 2012

Love me do, un sencillo difícil de repetir

Si existen temas que en la memoria se perpetuan con el paso de los años es, sin lugar a dudas, Love me do, primer sencillo de The Beatles con el que se dio origen a una leyenda.

Exactamente un 11 de septiembre de 1962, hacia las 18:45, en el estudio de grabación 3 de la compañía EMI en Londres, el tema vería el fin de su grabación. Al menos así lo cuenta  beatlesbible.com
un sitio que se ha convertido en un referente para los amantes de los de Liverpool.
Como este fue grabado por tres bateristas diferentes (Pete Best, Ringo Starr y Andy White) en varias ocasiones, para hablar del mismo es momento de recurrir a un experto en el área.

Se trata de Alfredo Zambrano, baterista ecuatoriano. También miembro de ese clan la popularmente llamada ‘beatlemanía’, el quiteño cuenta que lo destacado de esta producción es cómo la batería logra fusionarse perfectamente con la armónica de John Lennon sin que haya distorsión ni preferencia de uno u otro al momento de ponerlas en conjunto.

Lo mismo opina Alejandro Pinto, armonicista peruano radicado en la capital. De su experiencia interpretando este tema, Pinto subraya que tal es la armonía que tiene el tema original que difícilmente se ha podido lograr algo semejante. Esto inclusive con la destreza de David Bowie, Leonardo ‘Flaco’ Jiménez o Sandy Shaw.

A lo largo de 50 años, Love me do se ha convertido en la carta de presentación para recordar a The Beatles. Inclusive Stevie Wonder interpretó un solo de armónica de este tema antes de premiar a Paul McCartney en la edición 54 de la gala de los Grammy.

Love me do es un tema de amor en el que un chico pide desesperadamente recibir este sentimiento por parte de una persona. En su año de lanzamiento, como parte del EP ‘I Love You’, alcanzó el puesto 17 de las listas británicas. Hacia 1964, la canción logró posicionarse como número uno, cosa que nunca logró en el país de la banda, inclusive cuando en 1982 fue remasterizada.

Datos sobre la canción

Love me do tuvo tres procesos de grabación. El primero fue el 6 de junio de 1962, con Pete Best en la batería, quien luego fue reemplazado por Ringo Starr el 4 de septiembre, para que al final, Andy White haga su interpretación el 11 de septiembre.

Sobre su experiencia junto con The Beatles, Andy White dijo en una entrevista documentada en el libro ‘The Complete Beatles Recording Sessions’ (Mark Lewisohn): “Estuve impresionado porque ellos estaban haciendo su propio material”.

fuente:

el comercio.com