24 febrero, 2013

Tras los pasos de Los Beatles


Para los fanáticos de la banda legendaria, un tour emotivo que recorre las calles de Liverpool. Las casas, colegios y escenarios donde crecieron sus integrantes.

Penny Lane. Con su rotonda y sus negocios, esta calle pasó a la historia gracias a la canción del grupo.



Canta John Lennon en la dulce In my life : “Hay lugares que recordaré toda mi vida/ aunque algunos hayan cambiado...” . Habla deLiverpool. Esa ciudad portuaria, melancólica y hasta medieval de Inglaterra que hubiera quedado olvidada en los mapas si no hubiera sido la cuna de los “Fabulosos Cuatro” y escenario del surgimiento y crecimiento de la banda que marcó un antes y un después en la historia de la música: The Beatles. Y claro, para muchos, el grupo más importante del siglo XX (y lo que va del XXI). Es por eso que miles de fanáticos de todo el planeta llegan cada año hasta estas calles bañadas por el río Mersey, para conocer los lugares sagrados “donde empezó todo”, mientras se multiplican los “Beatles tours” que organizan guías expertos en el tema, ante el incesante deambular de los beatlemaníacos, ávidos de información, de fotos, de merchandising, de anécdotas.
Bajo los “azules cielos suburbanos”, todo remite a Los Beatles en Liverpool (por eso mismo, no defrauda a nadie) y conduce a una gira mágica y misteriosa a través de la historia de los eternos John Lennon, Paul McCartney, George Harrison y Ringo Starr.
Sólo su talento y su enorme legado han podido lograr que modestos barrios de viviendas sociales de ladrillo a la vista –donde ellos nacieron y/o se criaron– adquirieran carácter de santuarios, que una rotonda cualquiera quedara inmortalizada por una canción –por supuesto, nos referimos a Penny Lane –, o que a los vecinos de Mathew Street les pregunten mil veces al día por el club The Cavern.
Ni hablar de los taxistas que llevan a los pasajeros hasta el asilo que inspiró a Lennon para escribir Strawberry Fields Forever y son desbordados ante los interrogatorios de la gente.
Por elección propia, el recorrido comienza en la estación de Lime Street, adonde arriban los trenes de Londres y la misma que sirvió de punto de reunión a los fanáticos el día en que Lennon murió asesinado. Desde allí, las calles laberínticas de Liverpool –convertida en puerto en 1229 por Enrique III– nos llevan hasta los bares que ellos frecuentaban, sus colegios y los sitios donde hicieron sus primeras presentaciones. Un tour a pura emoción.
Donde empezó todo
Entre 1940 y 1943, los cuatro Beatles nacieron en una Liverpool devastada por los bombardeos nocturnos de la Luftwaffe (la fuerza aérea de Hitler). Pese a las bombas, esos lugares siguen en pie y, precisamente, el tour a cargo de Jackie Spencer (guía oficial desde 1995) pasa por las puertas del Maternity Hospital, donde nació John, y el Walton, donde vino al mundo Paul y su madre trabajaba como enfermera (ella murió cuando el futuro bajista de Los Beatles tenía 14 años). Las siguientes paradas son las conocidas como two up-tow down(dos ambientes arriba, dos abajo) que vieron nacer a George y Ringo, en 12 Arnold Grove y en 9 Madryn Street , respectivamente.
John vivió sus primeros cinco años con su mamá, Julia Stanley, a dos cuadras de Penny Lane. Pero la casa que pasó a la historia –parte central del circuito– es la ubicada en el 251 de Menlove Avenue , donde lo crió su tía Mimi. En cambio, Paul y George se criaron en el barrio industrial Speke y se conocieron en la parada del colectivo. Desde 1950, los Harrison vivieron en 25 Upton Green , y luego de dos mudanzas, los McCartney se instalaron en la famosa 20 Forthlin Road . Esta casa de los suburbios de Allerton fue convertida en museo y allí tocaban John y Paul hasta las tres de la tarde, cuando llegaba su padre de trabajar. Entre otros himnos, allí crearon I saw her standing there . Siempre en el humilde barrio The Dingle, Ringo vivió en 10 Admiral Grove .
La próxima escala es la Quarry Bank Grammar School , en Hart-hill Road. La escuela a la que asistía Lennon inspiró el nombre de la banda que creó hacia fines de los 50, The Quarrymen, que hizo posible el histórico encuentro con McCartney cuando Paul fue a escucharlo el 6 de julio de 1957.
La trascendencia del recital de los Quarrymen en el campo situado detrás de St. Peter’s Church , en Woolton, radica en el momento en que Paul logró impresionar a John tocando algunas canciones con una guitarra prestada y fue convocado para sumarse al grupo. “Aquí se conocieron”, recuerda una placa en el hall en alusión a aquel sábado soleado, y deja a todos sin palabras. El silencio del lugar concuerda con la propia necesidad contemplativa.
Sin embargo, la visita a la iglesia sigue sorprendiendo: decenas de lápidas se suceden a un costado, entre las que se destacan las de Eleanor Rigby y McKenzie. Lo llamativo es que ni siquiera Paul sabe si los nombres que aparecen en su canción Eleanor Rigby son producto de una coincidencia o de una traición de su inconsciente. “Parece ser que en el cementerio Woolton, donde solía andar con John, está la tumba de una tal Eleanor Rigby y de alguien llamado McKenzie”, dijo alguna vez.
Al tomar por Beaconsfield Road, dos columnas de ladrillos sostienen una reja colorada: era la entrada de un hogar de niños del ejército de salvación donde John jugaba cuando era chico. Las letras blancas de los carteles lo dicen todo y arremeten contra el último corazón enmohecido (si es que queda alguno). Son dos palabras. La primera esStrawberry . La otra, Field .
En el lugar que inspiró una de las melodías más bellas de todos los tiempos es imposible no cantar (además, el tour acompaña con música acorde) Strawberry Fields Forever , al igual que cuando llegamos aPenny Lane, cercana geográficamente y la contracara del simple editado en 1967. Paul inmotalizó la calle Penny, describiendo el paisaje que observaba cuando tomaba el bus en la rotonda central. Un banco y un barbero con fotos de sus clientes... todo sigue en su sitio. Pero claro, ahora las fotos son de Los Beatles.
El recorrido continúa al Liverpool Institute , en Mount Street, donde estudiaron Paul y George. El colegio quedaba a metros del Liverpool College of Art en el que John conoció a Stuart Sutcliffe –integrante del grupo en los comienzos– y a su primera esposa, Cynthia Powell. En esos tiempos, John le avisaba a Paul qué aula quedaba libre y el bajista iba con su gamulán abrochado hasta el cuello para ocultar la corbata del uniforme escolar. Las anécdotas son infinitas a lo largo del tour.
Entonces, llegamos a la meca: en la puerta del Cavern Club , como si hiciera falta, un letrero recuerda que allí empezó todo. En la angostaMathew Street , Los Beatles tocaron unos 300 shows, entre 1961 y 1963. El lugar fue demolido en 1973 y, luego de ser restaurado con ladrillos del sótano original, reabrió en 1984. En la época en que los fans hacían cuadras de cola para verlos, Los Beatles cruzaban al bar The Grapes (sufrió un incendio en 2003), porque ahí podían tomar alcohol. Hasta que les avisaban que era su turno de tocar y corrían al Cavern. Justo frente al histórico club se levanta el Cavern Pub y, a un costado, una estatua de Lennon y los nombres de las bandas que tocaron en el mítico escenario. En distintos puntos de la ciudad hay esculturas de los “Fab Four”, como en Cavern Walks. Y desde 1983 The Beatles Shopabre “ocho días a la semana”, un buen lugar para quedarse sin un centavo comprando recuerdos. También hay dos bares imperdibles:The Jacaranda Club con sus murales, y Ye Cracke, frecuentado por John cuando murió su mamá.
Las dársenas del Albert Dock son un buen final para el circuito, como el recomendable museo The Beatles Story , que recorre la vida del cuarteto. En Pier Head, en la terminal de ferrys del Mersey se puede vivir la experiencia “Fab4D”, mientras que se puede seguir comprando memorabilia en las tiendas “Fab4Store”. Algunos tours incluyen The Casbah Coffee Club y el estudio Percy Phillips , elegido para la primera grabación beatle. Además, cada agosto se celebra la “Semana Internacional Beatle” y se organizan festejos en aniversarios importantes de la banda y los cumpleaños de los integrantes.
Como Lennon, los fans también recordarán siempre Liverpool. Aquí, allá y en todas partes.

MINIGUIA
COMO LLEGAR. Por Aerolíneas Argentinas a Londres, desde $ 9.100 con impuestos. Tren a Liverpool (3 hs), desde US$ 29 (www.thetrainline.com).

CUANTO CUESTA. En Liverpool, hay empresas que ofrecen alojamiento y tours guiados. Una noche en Hard Days Night Hotel con desayuno, “Full Day Private Tour” e ingresos al Casbah Coffee Club y The Beatles Story Experience, US$ 1.650 para 2 personas. Hay tours de 1 a 7 horas, privados y a medida. El estándar de 2 hs 50’, US$ 230; de 7 horas con almuerzo, US$ 688.

INFORMACION
www.beatletour.com
www.beatleguides.com
www.cavernclub.org
www.beatlecitytour.com

POR DIANA PAZOS / ESPECIAL PARA CLARIN


fuente:
http://www.clarin.com/viajes/pasos-Beatles_0_871712824.html