30 julio, 2013

Stella McCartney DISEÑADORA VERDE


Es una de las diseñadoras más reconocidas que, más allá de ser hija de Paul McCartney, tiene el mérito de ser respetuosa en extremo con el medio ambiente. Sus prendas no pasan por ningún proceso de tratamiento químico y los resultados son fabulosos.



Ya pasaron los tiempos en que debía justificarse ante el mundo por ser la hija de una figura tan potente como el ex Beatle Paul McCartney o lidiar con los prejuicios que venían por añadidura. Su talento hasta fue cuestionado por Karl Lagerfeld, quien al entrevistarla para entrar a la destacada casa parisina afirmó: “Chloé debía tomar un nombre famoso. Lo hicieron, pero musicalmente, no de la moda. Esperemos que sea tan virtuosa como su padre”.

Sin embargo, hoy esta diseñadora –que se inició a los 13 años confeccionando una chaqueta para ella misma- puede decir que cumplió con las expectativas y construyó una sólida carrera en el mundo de la moda, sin sacar demasiado provecho a su legendario apellido. Luego de lanzar su colección inicial para esta marca, la revista Vogue publicó: “Su primera colección para Chloé, exhibida en París en octubre del ´97, rápidamente disipó cualquier duda acerca de su talento”.
Stella McCartney
En su trayectoria, todo partió con el aprendizaje de tres años que adquirió en Christian Lacroix, cuando todavía era una niña. Luego siguió perfeccionándose en Savile Row. A principios de los ´90 estudió diseño de vestuario en el famoso Central San Martins College of Art and Design, donde opacó al resto de sus compañeras durante la graduación, aunque sin recibir un grado de distinción. De todas formas se robó las miradas; era poco probable que no fuera así cuando Kate Moss y Naomi Campbell fueron quienes lucieron sus diseños. Además, en esta ocasión su padre le compuso especialmente una canción, “Stella my day”.
Stella McCartney
Stella McCartney
Stella McCartney
Claramente, la ceremonia se transformó en todo un evento y acaparó la atención de los medios. Pero los acontecimientos de la vida de “Stella, la imparable” (la han llamado) parecen ser inevitablemente llamativos para la prensa, aunque su madre, Linda McCartney, se esmeró en que creciera en un ambiente normal y alejada del estrellato. Basta con mencionar la expectación que produjo su matrimonio con el editor británico Alasdhair Willis en 2005, al cual asistieron celebridades como Gwyneth Paltrow, Madonna y Liv Tyler, entre otras. En este caso, también había total expectativa respecto a su vestido, que fue una adaptación del que usó su madre en 1969 y en el cual ella trabajó arduamente junto al diseñador Tom Ford, a quien conoció en Gucci.
Pero sin talento hubiera sido imposible sustentar esta fructífera carrera que, incluso, cuenta con arriesgadas apuestas como diseñar la ropa en Madonna para todo el Re-Invention Tour, de 2004, Fue a mediados de 2000 cuando empezó su relación con la reconocida marca Adidas, creando una línea deportiva para mujeres que incluyó distintas actividades, desde natación a deportes de invierno. Años más tarde y ya con una relación afiatada en la marca, incluyó los más innovadores diseños para practicar yoga. Asimismo, colaboró con tiendas populares como H&H, donde causó verdadero furor entre las compradoras que esperaban la apertura de locales. Su estilo se ha caracterizado por lo femenino, el minimalismo y el realce a las siluetas.

Sin lugar a dudas, uno de sus sellos ha sido el extremo respeto al medio ambiente; sus prendas no pasan por ningún proceso ni tratamiento químico. Es una acérrima vegetariana y ha afirmado, consecuentemente, que jamás trabajaría con pieles o cueros. Esta defensa de los animales es algo que heredó de su madre (activista) y se ha extendido a todo tipo de productos que lleven su nombre, por ejemplo, los lujosos productos orgánicos para la piel “Care”, que fueron sometidos a severas eco reglas como impedir la utilización de ingredientes con origen animal, derivados de petroquímicos o preservantes sintéticos. Además, ha luchado por el buen posicionamiento de la ropa orgánica en el mundo del diseño y ha apostado por la utilización de materiales sustentables. Cada colección que pasa, este dogma se muestra más presente. Stella McCartney se ha encargado de tener una vida ecologista y demostrar que es cool hacerlo. Además de conseguir a nivel personal, también lo ha promulgado.
Por las contribuciones que ha hecho desde su posición, el Accesories Council Excellence la premió en 2012 como “Diseñadora Verde del Año”.

Sus colecciones orgánicas incluyen desde bolsos y accesorios, hasta ropa para niños. Incluso se ha entregado de los detalles, como que las bolsas donde envían la ropa sean cien por ciento biodegradables.


fuente: