15 febrero, 2013

The Beatles para alguien de los ochenta





Me gusta tanto la música e imagen de The Beatles, que siempre he tenido la sensación (quizá nada original), de haber nacido en la época equivocada.

No puedo negar la pequeña envidia que siento cuando algún contemporáneo de los cuatro muchachos de Liverpool, relata en forma solemne lo que estaba pasando en su vida cuando, por ejemplo, se estrenó “Yesterday”, y es que yo, nacida a mediados de los setenta, con un uso de razón puesto en práctica a principios de los ochenta; no tengo cómo testimoniar ninguna de esas vivencias…

Fue a los seis años de vida cuando comencé a seguir en la televisión una serie de dibujos animados en la que cuatro hombrecitos cantantes desataban la euforia de las féminas y terminaban perseguidos hasta por las sirenas del mar. A pesar de que los personajes habían sido dibujados en forma graciosa, con cabezas grandes sobre cuerpos y piernas largas y flacas, yo me enamoré de su música, y de ellos… en especial de Paul con sus ojos grandes y profundos (a Jonh lo amé con locura cuando llegué a la adolescencia).

Con mi corta edad y mi castellano infantil comencé a corear “como Dios me dio a entender” la canción: A Hard day’s night, tema musical de la serie de tv, y entre canciones que me gustaban sin saber qué decían y los suspiros que soltaba al ver las peripecias de los personajes animados, se creó mi primer amor platónico por cuatro hombres y sus canciones.

Por eso fue todo un acontecimiento en mi vida cuando cumpliendo los siete descubrí un video en blanco y negro de una presentación real de este grupo. No lo podía creer, algo tan significativamente irreal, era cierto. Los brazos se me erizaron y un nudito aprisionó algo dentro de mí, me emocionó tanto aquella imagen, aquel descubrimiento, que de inmediato supe que prefería a esos Beatles reales, más que a los de la caricatura. No sabía en ese momento que Lennon había fallecido, que el grupo se había separado, que hacía años no usaban el cabello con corte redondo y con pollina perfecta… No lo sabía, pero igual ese día mi amor por The Beatles, se hizo más real.

fuente:
http://tuvoz.ultimasnoticias.com.ve/tuscuentos/the-beatles-para-alguien-de-los-ochenta.aspx